Ana María Jarquín, investigadora del INAH, explicó que los petroglifos, de diferentes filiaciones culturales, abarcan un horizonte temporal de casi 3.000 años: del Preclásico (1700 a.C.) al Posclásico (900-1521 d.C.).