d11adcd1e09f434d9aaca58e94a9d698

El miércoles (25) por la tarde noche se registró la primera tormenta “formal” de la temporada; su tiempo de duración de manera intermitente fue de una hora y media aproximadamente. La lluvia se registró en todo el estado y originó la caída de árboles, elevación de los cauces de ríos y encharcamientos en varias avenidas de Colima, Villa de Álvarez y Manzanillo.

En la capital, se cayeron dos árboles, hubo varios encharcamientos en las laterales del Tercer Anillo y una importante bajada de agua en las avenidas Camino Real, Ignacio Sandoval y Venustiano Carranza. La carretera Manzanillo-Cihuatlán permaneció cerrada a la altura de las comunidades El Naranjo y La Central; habitantes del Centinela quedaron incomunicados; el arroyo “La Tigra”, ubicado en la zona industrial, socavó la carretera, por lo que se cerró la circulación en un carril; la avenida del trabajo en Tapeixtles, frente a la planta de distribución de combustibles de Pemex, registró una fuerte inundación que arrastró a su paso automóviles.

De acuerdo con el aviso meteorológico que emite la Dirección Local de la Conagua, la máxima cantidad de lluvia precipitada durante las últimas 24 horas fue en la comunidad de Madrid con 154.9 milímetros. El segundo sitio con más lluvia fue Manzanillo con 122.8 milímetros; seguido de Cihuatlán, con 106 milímetros; La Esperanza (Coquimatlán) con 103 mm; Cuauhtémoc, con 73 mm, y Colima capital con 52.4 milímetros de lluvia.

Estas precipitaciones son originadas principalmente por la onda tropical No. 5, ubicada al sur de las costas de Colima, que mantendrá una interacción con una amplia zona de baja presión en el océano Pacífico, lo que propiciará también fuertes lluvias en gran parte del País.

Esta lluvia se presenta justamente después del 24 de junio, conocido como el Día de San Juan y antes del 29 de junio, Día de San Pablo, fechas que los campesinos conocen como de gran fertilidad de la tierra y propicias para comenzar sus cultivos por la abundante lluvia. Aplican el dicho “En medio de Pedro y Juan, hasta las piedras se dan”.

 

 

 

 

Con información de Xiomara Espinosa