Los ganadores del premio Ariel en la categoría Mejor cortometraje de ficción por su trabajo “El ocaso de Juan”, Camilo Gutiérrez y Omar Deneb Juárez, productor y director, respectivamente, anunciaron este viernes (11) que rodarán un nuevo corto en Colima que llevará por nombre “Una canción para María”, en el que participará Noé Hernández, actor que ha aparecido en películas como “Un monstruo de mil cabezas”, “600 millas”, “Miss Bala”, entre otras.

Durante la rueda de prensa donde dieron a conocer los detalles de este nuevo proyecto que comenzará a rodarse en octubre, Deneb Juárez, explicó que “Una canción para María”, cuenta la historia de un padre y su hija, cuya relación es muy distante a raíz de la ausencia de la madre y emprenden un viaje hacia la frontera dejando atrás el pequeño pueblo donde viven, que es azotado por el crimen.

“El cortometraje es una road movie que se desarrolla en carreteras y que culminará en la frontera; entonces es un corto que tiene una relevancia, creemos nosotros, muy importante por los tiempos que vivimos en México tanto por la violencia como por los tiempos también de política exterior que se viven con Estados Unidos, entonces tiene varios matices, pero lo más importante creo yo de toda la historia es la relación del padre y la hija”, explicó.

Por su parte, el productor informó que este nuevo filme tendrá una inversión de entre 600 y 800 mil pesos y recibirá apoyo tanto económico como moral de la Universidad de Colima y del Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Cultura, cuyo rodaje durará diez días, pero el trabajo final quedaría concluido entre los meses de febrero o marzo del próximo año.

Explicaron que este nuevo corto, en el que también participará Ximena Galván, una menor colimense de 12 años que apenas se estrenará como actriz, tendrá una duración de “entre 18 y poco más de 20 minutos”, para el cual el 90 por ciento de sus escenas serán rodadas en diversos municipios de Colima, mientras que el resto serán en el vecino estado de Jalisco.

En su oportunidad, el actor, a quien no le gusta hacer cine comercial ni telenovelas, consideró sumamente importante que se impulsen este tipo de proyectos desde otros lugares y fuera de la Ciudad de México, porque además de descentralizar el movimiento cinematográfico, también les ayuda a que la actividad fílmica en el país crezca.

“A mí me gusta hacer el cine comprometido (…) con su realidad, que se compromete con su momento social, cultural, con los temas que nos aquejan, que nos dañan y que nos laceran, que nos denuncia y este sentido es que cuando Omar me manda el guión, lo leo, se me hace que Omar está escribiendo desde lo que conoce, desde su realidad, desde su mundo que el vive y que él padece a diario, es decir desde aquí (…) y eso me pareció muy importante en su guión”, manifestó.

Celebró que desde la Universidad de Colima y desde la autoridad estatal se esté apoyando a proyectos de estos jóvenes cineastas, pues resaltó la importancia de que en la actualidad se le apuesta a la cultura que le hace falta al país para que sus niños y jóvenes crezcan apreciando cada una de sus expresiones “antes que con las armas”.

“Somos adultos que tenemos que buscar el modo de cambiar el chip (…) y analizar y pensar y concientizar de que es importante que nuestras generaciones que vienen atrás crezcan con la cultura, con un instrumento, viendo teatro, con ir a conciertos, con ver cine, con escuchar música, que estén rodeados de cultura (pues) ya estamos rodeados de una deshumanización letal, nuestro país está pasando por una etapa sangrienta que lacera, que duele”, manifestó.