En la avenida Tecnológico a la altura de la zona arqueológica La Campana se encuentra un grupo de personas que se dedican a esperar, a un lado de la acera, a que alguien pase y les ofrezca trabajo.

Uno de los hombres explica la razón por la que tomó la decisión de esperar a que alguien lo contrate, esperando pacientemente bajo la sobra de los árboles que flanquean los terrenos de la ex comercial mexicana, Emilio Contreras explica que son, al menos, 30 personas aproximadamente quienes acuden por la misma razón.

Emilio comentó que desde los años 90 tiene yendo a ese lugar con la finalidad de que algún camionero pase para ofrecerle trabajo como cargador de escombro primordialmente, aunque a decir de los demás presentes, todos tienen experiencia en otras actividades de albañilería.

En conjunto afirmaron que ninguno tiene un trabajo fijo. Emilio añadió que le gustaría que a veces alguien les diera un apoyo adicional para poder llevar el sustento mínimo a sus familias.

Uno de ellos expresó que actualmente el escombro lo cargan con retroexcavadoras, lo cual los ha afectado al disminuir las oportunidades de que sean contratados. Asimismo, expresaron que anteriormente, un diputado de apellido Palacios, perteneciente al PT, les regalaba despensas. Insistieron en que muchos de los que acuden al lugar a esperar por trabajo cuentan con teléfono celular, lo cual les abre las posibilidades de conseguir las mejores chambas, según dijeron, dejándoles a ellos con lo menos atractivo.

El tiempo que invierten al día para ser contratados depende de cada uno de ellos, pero en lo general llegan desde las 6 o 7 de la mañana y si a las 2 de la tarde no ha habido trabajo, se retiran.

Con información de @fredpasteur