El especialista en seguridad, crimen organizado y reforma policial, David Pérez Esparza, aseguró que en Colima, como en otros estados, faltan protocolos para que las policías sepan cómo reaccionar y reorganizar su operación ante un brote de violencia como el que se ha dado en la entidad desde finales de 2015.

En entrevista con RadioLevy, este académico lamentó que como país no existe claridad de en qué estados se tienen los elementos adecuados para responder ante un incremento de la presencia criminal y que la solución no puede ser únicamente solicitar mayor presencia de fuerzas federales.

Colima lo pide, Guerrero, Sinaloa, Tamaulipas, todos al mismo tiempo, el problema es que la Policía Federal no ha crecido, ¿qué haces? Priorizas políticamente porque no tomas en consideración la verdad en sí, porque no hay protocolo”, señaló.

“Así está funcionando el país, en base a reacciones, como el bombero que corre y apaga un fuego, pero en la práctica (…) Lo que pasa es que las fuerzas federales se mueven en función del escándalo que haga el gobernador o el alcalde, pero no en función de la incidencia delictiva porque no hay protocolos”, agregó.

—¿Qué protocolos debe haber?

“Mediciones para saber hasta qué punto una Policía local es capaz, ¿qué competencias tiene? ¿Tiene equipo, tiene gente, tiene forense?”.

David Pérez Esparza, académico de University College London, es coautor del libro “¿Cómo transformar las policías?”, recientemente publicado bajo el sello Tirant Lo Blanch.

En esta obra, plantean ocho modelos de mando policial distintos, de acuerdo a las características específicas de cada estado, y lamentó que la discusión política se esté dando sin comenzar con una definición clara de qué se entiendo por mando único, por mando mixto, y qué hacer en casos particulares que son distintos entre sí.

“El problema es que nadie decidió nunca si es mando único, este tema está planteado por Calderón hace 12 años y la idea entonces era que las Policías Municipales se fusionaran con las estatales, pero nunca se presentó cómo. Luego se hablaba del mando mixto y yo creo que ahorita nadie sabe”, señaló.

“En el fondo las Policías Municipales y Estatales deberían de ser parte de la solución, pero hay casos de colusión en algunas corporaciones. Hay algunos casos donde las policías claramente trabajan a favor de la corrupción, no nada más hacen como que no ven, sino que están controladas por la corrupción y el crimen organizado (…) No se pensó en todas las implicaciones, a mí me parece grave que no se haya aprendido de los errores”, sentenció Pérez Esparza.