Alejandro Hope, analista de seguridad, ironizó con las declaraciones realizadas por el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), José Guadalupe Franco Escobar, sobre no tomar en cuenta el tamaño poblacional de las entidades del país al analizar las estadísticas de incidencia delictiva, las cuales ubican a Colima con el mayor índice de homicidios dolosos del país.

El exfuncionario del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) publicó en su columna de este miércoles (9) en El Universal, titulada “Esa metodología de los 100 mil habitantes”, que el procurador estatal “anda molesto” por comparar la cantidad de hechos delictivos con la cantidad de habitantes de cada demarcación, y con esa tasa hacer una comparación entre estados.

“Sí, es muy cruel esa metodología que intenta hacer comparables a países y estados y ciudades de tamaño distinto”, satirizó Hope. “No reconoce esfuerzos, no pone estrellitas cuando algún malandrín va a la cárcel, sólo aplica su fría regla de tres y vámonos: resulta que Colima tiene una tasa de 82 homicidios por 100 mil habitantes, por arriba de Guerrero, por encima de Sinaloa, cuatro veces más que el país en su conjunto”.

El especialista agrega que el titular de la PGJE propone que la comparación de las cifras de inseguridad se haga en términos absolutos, con lo cual Colima ocuparía el lugar 17 de estados con mayor cantidad de homicidios y no en el primero, pero al hacer una comparación con otros rubros, dice que esta manera de ver las estadísticas dejaría mal parado al estado.

Ejemplifico con que, tomando como referencia el dato absoluto, Colima sería la entidad con menor Producto Interno Bruto per cápita, con menor cantidad de niños que asisten a la escuela, con menor número de derechohabiente con seguridad social, y red de carreteras del país.

Insiste en que esas consideraciones podrían ser injustas, pero es por ese motivo que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), además de otras instituciones, como el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, toman como referencia la citada metodología de los 100 mil habitantes “esa que tanto disgusta al señor procurador”.

“Entonces no, nada de normalizar cifras, nada de usar tasas, nada de poner las cosas en la misma escala. Y si así Colima sale mal parado en casi todas las estadísticas, mala tarde. Pero no le van a decir que es más mortífero que Guerrero o que Sinaloa. Eso sí que no”, concluye.