Los empresarios del estado de Colima se sienten inseguros ante los acontecimientos de violencia que se han registrado en las últimas semanas.

La inseguridad se ha dejado sentir también en la actividad económica, al registrarse una caída en las ventas, especialmente en el sector restaurantero.

Lo anterior fue declarado por Sergio Ochoa Rodríguez, restaurantero afiliado a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados, Canirac, en Colima, y vicepresidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública. Reconoció que no hay denuncias de extorsión o amenazas, pero puede estar sucediendo que no se presenten por miedo al crimen organizado.

“Todos nos sentimos preocupados por la seguridad de nuestra persona, de nuestras cosas, casa, hijos; pero aquí la intención es participar para poder aportar y no quedarnos sentados esperando a que las cosas cambien”.

Luego de dar a conocer detalles sobre la reunión que sostuvieron integrantes de las distintas cámaras empresariales con el gobernador Ignacio Peralta, en la que también participaron representantes de las autoridades federales, dijo que se acordaron los operativos que ya se están realizando en Manzanillo, así como reuniones semanales en las que se van a incluir a los alcaldes.

Invitó a que se hagan denuncias ciudadanas, anónimas, en el teléfono *5533. Ahí, la llamada la recibe un ciudadano y esta se transmite al Consejo Ciudadano, para que a su vez se haga llegar a las autoridades, cuidando así la integridad de quien presenta la denuncia.

No descartó la posibilidad de que se hagan reuniones con otras organizaciones empresariales del País para conocer su experiencia ante la inseguridad. Ochoa destacó la gran aportación que pueden hacer desde la IP en este y otros temas.

Finalmente, invitó a que así como los empresarios y ciudadanos asumirán la parte que les corresponde, esperan que las autoridades hagan lo mismo con eficacia.

Con información de Jesús Lozoya