El titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), Agustín Morales Anguiano, informó que, en la primera quincena de noviembre, una empresa colimense logró exportar los primeros seis contenedores de plátano orgánico a Rusia con aproximadamente 20 toneladas cada uno y esperan que ese comercio se pueda establecer e ir creciendo.

Mencionó que para lograr enviar la fruta a este país europeo se aplica un gas que encapsula el etileno, pues el traslado tarda entre 30 y 35 días, y una vez que llega allá se abre el contenedor y el plátano empieza ya su proceso de maduración normal.

“Y sin duda alguna se va a establecer el comercio y va ir creciendo esto, hay mucha demanda del producto allá, pero faltaba cómo llegar, el protocolo, el que hay que hacer, una especie de encapsular el etileno para que el plátano no madure, y pueda llegar en buenas condiciones”, precisó el funcionario estatal.

“Son estudios que se han venido haciendo para alargar la vida de anaquel del producto y poder llegar hasta estos destinos tan importantes. Esperemos esto siga aumentando, hay muchos países interesados en productos, estamos trabajando con Senasica con los protocolos, podemos hablar de Japón, China y no solo hablamos para el estado de Colima, sino para los estados productores del país para que tengan otras alternativas, previendo lo que pueda ocurrir en el Tratado de Libre Comercio”, añadió.

Cabe recordar que el pasado 26 de octubre, en entrevista con RadioLevyHugo Herrera Mier, presidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce), informó que Rusia ya mostraba interés en adquirir productos agrícolas colimenses, principalmente plátanos y mangos.

Quema de caña requiere control y vigilancia para evitar problemas a la población

En otro tema, el funcionario estatal reconoció la necesidad de crear un consejo que tome acuerdos y tenga la vigilancia necesaria para regular o controlar la quema de los cultivos de caña cuya ceniza genera molestias a algunas personas en los alrededores.

“Cada día ocupamos buscar técnicas distintas porque sobre todo en las partes pegadas a las ciudades, donde ya está generando sin duda alguna un problema por la gente que tiende su ropa y se les mancha, se les mete a su casas, hasta el momento creo que hace falta que se genere un consejo para acuerdos y vigilancia más estrecho con respecto a este cultivo”, sugirió.

Y mencionó que si bien es un cultivo muy importante que alimenta muchas familias que viven de él, además de la importancia que tiene este para la economía, expuso que tan sólo cerca de la zona metropolitana Colima y Villa de Álvarez se tiene alrededor de 17 mil hectáreas, por lo que se dijo de acuerdo en que se debe regular y tener un control “ahora sí con una vigilancia más estrecha”.

“En parte de la Secretaría de Desarrollo Rural nunca hemos visto el tema, no lo habían tocado o quizás en el tema de los ayuntamientos debe ser un tema más sentido porque es directamente con el ciudadano y donde los cabildos pudieran tener esa información, pero con nosotros no ha habido diálogo al respecto”, explicó.

—¿Y harán algo al respecto?

“Bueno si nos convocan y nos invitan con mucho gusto podemos participar, dialogar y hacer conciencia con los productores”.