El aereoclub y parque aéreo “Elévate, que se encuentra ubicado en Cuauhtémoc, Colima, fue creado pensando en satisfacer la demanda que hay por saltos en paracaídas y vuelos en globos aerostáticos en todo el occidente de México, así lo explicó quien encabeza este proyecto, Sean Farley.

En entrevista con RadioLevy, explicó que las alternativas más cercanas están en Tequesquitengo y Cuautla, en Morelos, lo que pone a Colima como la mejor opción para quienes quieran practicar estas actividades y, en el caso del paracaidismo, ya sea una sola vez en la vida o quienes ya practican este deporte regularmente.

A continuación te presentamos algunos fragmentos de esta conversación con Sean Farley, un especialista en deportes extremos.

—¿Qué es lo que ya si alguien va hoy ya encuentran en Elévate?

“Lo que ya tenemos es vuelos en globo, se puede reservar para ir a volar con tu pareja o hasta con seis personas, el día que quieran, siempre es al amanecer. Eso es cualquier día de la semana.

—¿Qué más va a haber y cuándo lo tienen proyectado?

“La intención es que este lugar sea un espacio donde chavos puedan ir a andar en bicicleta, senderismo, hay lugar para meter una tirolesa y unos rapeles, queremos que sea un centro de actividades al aire libre, algunos las podrían catalogar de extremas.

—¿Qué tan seguro es volar en globo aerostático?

“Los globos aerostáticos son las aeronaves que más tiempo tienen volando, desde 1783. Son increíblemente seguros. Es el más seguro de todos los tipos de aviación. El que maneja el globo como tal soy yo y conmigo pueden ir seis o siete personas. Todos los días a la semana se pueden realizar vuelos.

—¿Qué requieres para saltar en paracaídas por primera vez?

“Es cosa de diez minutos, a alguien que voy a llevar a saltar por primera vez les doy unas pocas instrucciones, pero sobre todo les pido que se relajen.

—¿En los saltos en paracaídas te han tocado casos de gente que entre en pánico?

“No diría que en pánico, pero me ha tocado muy seguido que van pataleando, manoteando e intentando agarrarse de algo, por eso la instrucción es que se relajen. La mayoría se calma después de unos diez segundos.

—¿De verdad no te ha tocado ninguno que se arrepienta?

“Sí me ha tocado ese momento cuando el instructor dice que ya estamos a la altura y nos comenzamos a acercar a la puerta del avión es el más emocionante de todos. En el momento en que por fin saltas te das cuenta de que no había razón, cuando vences tus miedos, después de eso te sientes fascinado con tu decisión.