Para el psiquiatra Moisés Rozanes Tassler en el último medio siglo en diversas sociedades, y la mexicana no es la excepción, se ha tratado de abordar como “enfermedades mentales o psiquiátricas” lo que en realidad son problemas sociales, como la pobreza, las carencias alimenticias, la falta de un hogar, la explotación o el maltrato.

En entrevista con RadioLevy, este médico se manifestó en contra de querer resolver cualquier dolencia de la mente con psicofármacos, pues cree que este acercamiento ha sido fomentado para satisfacer intereses económicos y políticos y no para resolver los problemas de las personas.

“Lo que la gente piensa es ‘el psiquiatra es cuando estás muy mal y los psiquiatras siempre van a recetar medicamento’… Esto es cierto y no es cierto; el problema fundamental es: ¿qué es lo que hacemos los psicólogos clínicos y los psiquiatras? Atendemos a las llamadas enfermedades mentales; y digo ‘llamadas’ porque yo no creo totalmente en las enfermedades mentales y esto después de 40 años de dedicarme a la psiquiatría”, señaló Rozanes Tassler.

“Hay una serie de intereses económicos y políticos para que pensemos (que las personas están enfermas), es decir, las enfermedades mentales han existido a lo largo de la humanidad, no siempre se llamaban enfermedades mentales, ni mucho menos enfermedades psiquiátricas. Pero en los últimos 50 o 60 años, hay un interés de la industria farmacéutica porque ‘psiquiatricemos’ o ‘medicalicemos’, el comportamiento humano”, agregó.

Esto ha llevado a que una gran cantidad de personas sean diagnosticados que padecen “depresión” y niños con “Trastorno de Déficit de Atención”, y a quienes se les recetan diversos medicamentos cuando sus problemas podrían abordarse de otra manera.

Pero, esto no lo lleva a creer que desde la psiquiatría ya no se le puede ofrecer soluciones a los problemas del cerebro y la mente de las personas; en lugar de “bajar la cortina”, consideró que los psiquiatras deben hacer todo lo contrario.

“Al revés de ‘cerrar la cortina’ la he abierto y la he ensanchado”, señaló.

Por esto propuso abordar los problemas de la mente sin intentar medicar a los pacientes en automático, incluso explicó que, a lo largo de su trayectoria, sólo ha prescrito psicofármacos a menos del 3 por ciento de sus pacientes.

“Lo que necesitan es poder ser entendidos, y eso no estamos haciendo los médicos”, añadió e invitó a, desde la psiquiatría, no intentar ofrecer certezas.

¿Entonces qué sí hace o debe hacer un psiquiatra? Utilizar el poder de la palabra. “Yo lo que trato de ayudar a la gente a través del diálogo, un diálogo inteligente y sensible, que se dé cuenta dónde está atrapada”, sentenció.

Puedes escuchar la entrevista completa: