Dicen que en Colima es imposible morirse de hambre y quizá tenga algo de realidad. El clima, la humedad y que además tenemos la misma estación cálida todo el año, hace posible que tengamos una variedad de alimentos naturales, haciéndonos en muchos de los casos, másteres de la producción y exportación de limón,coco y hasta de papaya y arándanos.

He aquí una lista de lo más rico que produce la tierra colimota para México y el mundo.

Aguacate: No confíen mucho en la gente que no les gusta este manjar que es bien llamado la mantequilla de la fruta. Aunque el estado vecino de Michoacán es el rey del aguacate, Colima llega a producir casi 30 mil toneladas al año. Pónselo a tu torta favorita o prepárate un guacamole con chicharrones y chile serrano… pero sin jitomate, tampoco es pa’ tanto.

Ciruela: Una agüita fresca de ciruela con sus múltiples propiedades que nos pueden limpiar a conciencia el cuerpo y el alma. Esta fruta se produce desde México hasta Brasil, y Colima es uno de los que aporta toneladas y toneladas de “jocote”, palabra náhuatl que significa “fruta” y como también se le conoce en algunas regiones del país; aunque no lo crean, “cirgüela” es una palabra más común de lo que creemos.

Piña: Colima es el séptimo estado en producción de piña, Tecomán y Armería tienen la mayor cantidad de hectáreas de esta jugosa fruta, que en otras latitudes resulta ser un manjar exótico. Una rebanada con limón y chilito, en una pizza o torta hawaiana y claro, como ingrediente fundamental de cualquier taco al pastor que se jacte de serlo. Y no nomás es para la niña.

Maracuyá: Los millennials así la ubican, unos le dicen “granada china”, en el sur del continente le llaman “fruta de la pasión” y casi seguros estamos que las mamás prefieran decirle simplemente: pasiflora. Puebla, Veracruz, Michoacán y Colima lo producen en grandes cantidades, y cada vez es más común encontrarla en platillos, postres, helados, ensaladas, aguas frescas y hasta cervezas artesanales. Es diurética, alta en fibra, ayuda a contrarrestar la presión arterial y el colesterol, pero lo mejor, ¿a quién no le han recomendado un té de pasiflora para relajarse y quitarse lo “depre”? La vida es bella.

Le podemos seguir, podemos decir que en Colima encontramos lo mejor que nos da la tierra, alzamos la mano y arrancamos un mango petacón o un tamarindo, hay guayabas por las calles y hasta almendras y naranjas agrias.

El limón es el mejor del país, qué decir del coco y los enormes plantíos de papaya. Al norte la zarzamora, al sur la sandía y el melón. Colima, ni mucho, ni poco, sino en el punto exacto. Debemos valorarlo y claro, disfrutarlo. Que muchos ya quisieran…

Un texto de Marvin Ochoa | Twitter: @Marvin8a