Carlos Moisés Hernández, científico e investigador de la Universidad de Colima, explicó que Dejabús, una aplicación que puede ser utilizada tanto en dispositivos Android, nació con la idea de facilitar las rutinas diarias de los más de 60 mil usuarios de transporte público en la entidad.

En entrevista con RadioLevy, Hernández explicó que en 2012, cuando se encontraba tomando un año sabático en Monterrey, trabajó con encargado de Transregio, la empresa operadora de transporte público en esa ciudad, y tuvieron la idea de monitorear con ayuda de los GPS de los camiones y una aplicación descargable en el celular, a cada una de las unidades para tener conocimiento de cuánto iban a tardar en pasar por cada una de las paradas para así ayudar al usuario a elegir una mejor opción.

“Pero después mi amigo renuncia y la empresa comienza a querer cobrarme por usar Dejabús, yo lo quité porque siempre quise que fuera un servicio gratis (…) Cuando funcionaba en Monterrey comenzamos con mil 200 autobuses”, añadió.

Después de esa situación, el científico regresa a Colima y le plantea la propuesta a los transportistas, quienes inicialmente se mostraron renuentes, pues consideraban que mediante la aplicación la Secretaría de Movilidad podría estarlos vigilando, sin embargo, finalmente accedieron.

“Los transportistas decían que los iba a estar vigilando la secretaría de movilidad, pero eventualmente se abrieron a mandarme la señal a mi. Para mi si cada autobús en colima me mandara la señal, estaría mejorando el servicio a la gente”, indicó.

Así fue como Dejabús entró en operación en la entidad, y actualmente se realizan alrededor de 15 mil consultas diarias, de las cuales el 80 por ciento son de Colima y Villa de Álvarez, y el 20 por ciento restante se originan en Manzanillo y Tecomán.

“Cuando abres la aplicación te pone un mapa y te avisa cuánto tiempo falta para cada camión, para los que falten más de 30 minutos ya no los pone, además puedes guardar tus ubicaciones, paradas y camiones favoritos con un marcador”, detalló.

“Es complicado matemáticamente, funciona con GPS que lanzan su señal y se va a una computadora que está en Dallas, cada 2 minutos le llega la señal de donde está cada autobús en Colima, entonces hace el cálculo y regresa la información (…) Dejabús sabe qué días hay más tráfico, sabe qué datos dar, el sistema está aprendiendo, utiliza unos sistemas de inteligencia artificial”, abundó.

¿Qué sigue para Dejabús?

Carlos Moisés Hernández afirmó que tiene pendiente una reunión con la secretaria de Movilidad, Gisela Méndez, pues le ofreció un estudio realizado por uno de sus alumnos, quien analizó cuáles son las paradas más requeridas y a qué hora están más concurridas, con lo que se podría dar más agilidad al transporte público en las zonas donde es verdaderamente necesario.

“Había lugares que no teníamos la más remota idea de que eran tan solicitados. Creo que la autoridad debe tener cada vez menos ingerencia, le escribí a los cuatro presidentes municipales de Tecomán, Manzanillo, colima, Villa de Álvarez, pero no tienen dinero, yo no puedo dejar a la gente sin servicio solo porque las autoridades no tienen dinero”, finalizó.