La mañana de este miércoles (4) un grupo de 30 personas, entre comerciantes y habitantes de la zona centro de la capital colimense, encabezado por Leoncio Morán Sánchez, pidió a los trabajadores de la obra de remodelación que se realiza por la calle Madero que detuvieran sus labores hasta lograr que las autoridades municipales les cumplieran los acuerdos pactado con ellos previamente.

Fue el también coordinador estatal de Movimiento Ciudadano quien dijo al ingeniero responsable de la obra que de manera respetuosa le solicitaban que detuvieran sus actividades hasta que el presidente municipal, Héctor Insúa, o alguien más del Ayuntamiento les dieran una respuesta, pues argumentaba el incumplimiento de los acuerdos.

“No queremos obstruir ni ir en contra del desarrollo de Colima, nosotros somos los más interesados de que la zona centro de Colima se desarrolle, pero tomándonos en cuenta (…) cumpliendo acuerdos (…) entonces les pedimos de manera respetuosa que se haga de esa manera”, pidió Morán Sánchez.

Alfredo Anguiano, quien dijo ser parte de la empresa Construcciones Alanar S.A. de C.V., aceptó que se retirarían del lugar y reanudarían los trabajos hasta que llegaran a un acuerdo ambas partes y explicó que se tenía contemplado terminar esa obra en el mes de noviembre.

Por su parte, Orlando Godínez, presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro, manifestó que no permitirán que la obra continúe hasta que se cumplan los acuerdos, pues uno de ellos era que se trabajaría durante las 24 horas del día y no lo están haciendo, así como la conformación del Comité de Vigilancia en la que participarán ciudadanos, comerciantes y el Ayuntamiento para dar seguimiento puntual a la obra.

“La cosa es que ya va una semana de obra y no se ha conformado el Comité, se supone que desde antes debería estar conformado”, refirió el líder de los comerciantes, quien añadió que tampoco les fue presentado el proyecto completo y en físico, pues en las reuniones previas al inicio únicamente les presentaron unas diapositivas.

Añadió que al menos la molestia de los comerciantes es que, según las propias estimaciones, desde que inició la obra sus ventas han bajado en promedio un 90 por ciento, y creen que entre más tiempo dure la obra, más afectaciones económicas tendrán, pues tendrán que seguir pagando empleados, renta y demás necesidades de sus negocios.

Otro de los reclamos de los habitantes de la zona era que la obra no contemplara el cambio de las redes de drenaje, que son de concreto con una antigüedad de más de 35 años, sino que únicamente implicaba el cambio del adoquín y temían que en el futuro que se pudiera presentar un problema similar al que ocurrió la tarde de este martes en la avenida Ayuntamiento de Villa de Álvarez o que se originará un socavón.

Lee: Regidora de Colima pide atender drenaje antes de remodelar calle Madero