La mañana de este jueves (19), un grupo de comerciantes de la calle Madero, en el centro capitalino, volvió a manifestar su molestia por la falta de avance en la obra de rehabilitación que realiza el municipio en esa vialidad, mientras que el alcalde, Héctor Insúa, se comprometió a concluirla en tiempo y forma, o incluso antes.

Orlando Godínez, presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro, dijo a nombre de los inconformes que su preocupación era la misma que habían manifestado ya el pasado 4 de octubre, en cuanto a que no veían avances en la obra pese a que desde hacía tres semanas habían comenzado.

Mencionó que al menos la primera cuadra, comprendida entre las calles Filomeno Medina y De la Vega, el alcalde se había comprometido a concluirla el día 10, sin embargo, hasta el momento las banquetas no han sido reparadas, y aseguró que debido a esto, sus ventas han bajado del 70 al 90 por ciento, e incluso se han registrado accidentes de personas que se han caído en esa zona no concluida.

“Lo que pedimos es que agilicen la obra, entre más rápido la terminen más rápido empezamos a trabajar bien y nos recuperamos, pero no hacen caso (…) Ayer llevamos un oficio, haciendo la petición al presidente, a ver si nos contesta (…) nuestra preocupación principal son las banquetas, no queremos que intervengan la otra cuadra hasta que no terminen esto”, refirió.

Posteriormente, el presidente municipal, Hectór Insúa, dijo tras anunciar algunos cambios administrativos, que daría respuesta al escrito que le presentaron los comerciantes, pero sobre todo aseguró que la obra “no tiene contratiempos mayores” y que se terminaría antes del 1 de diciembre, como se prometió.

“La información que yo tengo de la Dirección de Obras Públicas es que el retraso que se generó al principio por las negociaciones o el diálogo con el INAH para terminar de definir el proyecto ya se ha recuperado (…) hay algunos desfases respecto del cronograma o el calendario con el que nosotros iniciamos el diálogo con los comerciantes, pero el compromiso es terminar en tiempo y forma”, puntualizó.

Incluso mencionó que estaba buscando la posibilidad de que el término de la obra se dé incluso antes de la última semana de noviembre, pero sobre todo aclaró que no es verdad el rumor que han corrido algunas personas al respecto de que no se cuenta con el recurso necesario para terminar la obra por lo que está garantizada su conclusión.

Sobre el hecho de que ya se concluyó la sustitución del adoquín en la primera cuadra, pero no han terminado las banquetas, explicó que el cronograma que se había presentado inicialmente no las contemplaba, sino que tenían otros tiempos, pero dijo que al final ambas partes tendrán que estar concluidas en el plazo que se tiene establecido para toda la obra.

Finalmente, Insúa dijo estar dispuesto a volver a reunirse cuantas veces sea necesario con los inconformes para aclararles todas las dudas e inquietudes que tengan al respecto y mencionó que daría instrucciones para concretar una reunión con ellos y así evitar que algunas personas pretendan utilizar el tema “con intereses políticos y electoreros”.