Comerciantes de la avenida Ayuntamiento en Villa de Álvarez, afectada por la tormenta que se registró el pasado 4 de octubre, piden celeridad en la reparación de esta vialidad, pues consideran que no ven avances y que sus ingresos económicos se han visto afectados entre un 30 y un 90 por ciento por la obra de vialidad.

En un recorrido que realizó RadioLevy por esta zona la mañana de este viernes (3), se pudo observar algunas máquinas y camiones de carga que estaban detenidos, mientras que las áreas afectadas donde se desprendió el asfalto hace un mes únicamente se veía que en algunas partes se colocó grava que había sido aplanada y en otras sólo se tenía tierra que también se notaba aplanada.

Cuauhtémoc Chávez, propietario de un negocio de reparación de celulares, refirió que en su caso, el número de servicios que proporciona han disminuido hasta un 90 por ciento, pues sus clientes se quejan de que para llegar hasta el local donde se ubica deben dejar sus vehículos varias cuadras alejadas del mismo.

“No están trabajando, está todo parado y la obra que hicieron pues no sirvió de nada (…) Lo único que les pedimos es que se apresuren a hacer el trabajo que deben de hacer”, pidió el locatario, quien considera que ante las afectaciones que están padeciendo el municipio debería ver la manera de apoyarlos de alguna forma.

Por su parte, Octavio Guerrero, propietario de un negocio de jugos y desayunos, asegura que en su caso las ventas han disminuido hasta un 80 por ciento, lo que ha repercutido mucho en todas las demás cuestiones y aspectos de su negocio, como son los pagos de renta, luz y demás gastos del día; e incluso asegura que debido a esa situación varios negocios de esa vialidad han tenido que cerrar.

Mencionó que una manera de apoyo por parte del municipio sería que hubiera un tránsito y que se permitiera el paso al menos por un solo carril, además de mantener regada la zona afectada, para evitar que el polvo se levante.

“Hemos tratado de juntarnos los locatarios, pero no se ha dado porque unos traen problemas con la cuestión de la renta y andan buscando quién les preste, hasta andan cerrando porque no pueden y no nos hemos podido poner de acuerdo (…) Lo que queremos es que se termine, igual si no nos quieren apoyar con ningún incentivo que no nos apoyen, pero que nos terminen la calle pero rápido porque urge”, sugirió.

María de los Ángeles Ramos, empleada de una pastelería, afirmó que en este negocio las ventas han bajado hasta en un 50 por ciento a raíz de que la gente ya no se acerca a comprar, mientras que el dueño del negocio tiene que seguir pagando la misma renta.

“El señor de la renta nos espera, no nos dice ‘es menos’, entonces pues es lo mismo (…) Que aceleren esto (…) bueno que parchen luego luego, si no van a hacer todo, al menos que parchen los desperfectos, pero que le den celeridad”, indicó.

Juan Carlos Moreno, dueño de una papelería, expuso que en su caso la afectación en las ventas ha sido desde un 30 hasta un 50 por ciento menos que antes de que se hiciera esta obra y recordó que si bien previo a la tormenta apenas se estaba comenzando a recuperar por la afectación que sufrió su negocio por el tiempo que había durado la construcción, con el cierre de la calle el problema regresó.

“Sí nos afecta bastante y realmente la reparación que le están haciendo no creo que sea la adecuada, esta calle va a seguir dando problemas; (han trabajado) muy poco, vinieron, recortaron la parte que van a reparar, cuando habían dicho que iban a reparar todo, que se iba a volver a hacer la obra total, completa, pero no va a ser así”, comentó.

Dijo que en lo particular el municipio no le ha informado cuándo quedará completamente reparada la vialidad, por lo que les pide “que hagan lo que tengan que hacer para hacer su trabajo bien” y que sobre todo le den celeridad.

Otra persona que ha visto afectados sus ingresos hasta en un 50 por ciento es Iris Yolanda Hoyos, quien tiene una estética en ese lugar y refiere que a raíz del cierre de la calle ya no tiene clientes nuevos, pues evitan acercarse a la zona para no batallar con sus autos y con el tráfico que en ocasiones se dificulta en las partes donde sí se permite circular.

“Gente nueva no viene, solamente los clientes que ya tenemos, que siguen haciendo cita y son los que buscan la manera de llegar, pues es que muchos no quieren acercarse, por el mismo problema nadie quiere estar batallando con sus autos y con este problema del tráfico (…) De hecho no nos han dicho nada, a nosotros no se nos avisó ni que se iba a hacer la avenida, nada más iniciaron con la obra”, se quejó.

A decir de la estilista, los comerciantes de esa vialidades sienten molestos, desesperados e impotentes ante esa situación, pues a raíz de que se presentó el problema algunos no solo se han endeudado para hacer frente a sus gastos, sino que también mínimo unos cinco negocios ya han cerrado, entre los que destaca uno con venta de pollo lavado, una verdulería, uno más de hamburguesas, entre otros.

—¿Qué le pedirías a las autoridades?

“En primer lugar, que quedara bien porque está una capa muy delgada de la avenida y muy probablemente con esto que están haciendo no sea suficiente para empezar (…) Es irreparable el daño, de cualquier manera por 100, 200 pesos que nos descuenten de cualquier manera no es suficiente pues (…) pues que hagan bien las cosas”, concluyó.

Por su parte, María de Jesús Cueva Casillas, propietaria de un negocio de tostadas estilo Zapotlán, aseveró que en su caso las ventas se han reducido en un 40 por ciento, por lo que pide a las autoridades no sólo que le den celeridad a la reparación de la vialidad, sino que además se haga un trabajo de calidad.

“Somos afectados por la obra que están arreglando y nos han bajado mucho las ventas, aparte de que como nosotros pagamos renta estamos muy perjudicados, me gustaría que nos apoyaran ya sea en el sentido de darle más avance a la obra y a ver de qué otra forma nos pudieran apoyar, porque la renta muy cara y como comerciantes nos afecta demasiado”, indicó.

Mientras que Evelyn Carbajal, propietaria de una cremería, refirió que a raíz de esa situación sus ventas han disminuido, hasta un 60 por ciento, situación que ha pegado “durísimo” a la economía familiar pues ese es su único ingreso, por lo que pide que se apuren a terminar con la reparación, ya que asegura, hay días en que no se ha trabajado nada en la obra y no ven avances en la misma.

“No nos han dicho nada, no sabemos nada, ni cuándo terminan ni nada. Pedimos que nos apoyen un poquito, no sé alguna indemnización o algo que nos ayude, porque todos aquí pagamos renta muy alta y no completamos”, sugirió la mujer, quien añadió que ante esa situación se sienten desesperados y angustiados.

Jetzabel Romero, quien tiene un negocio de comida, también pide a las autoridades que se apuren a terminar la reparación, porque su negocio ha registrado una disminución de más del 50 por ciento en sus ventas, y hasta el momento no les han informado ni cuánto tiempo más se van a tardar, ni qué es lo que van a hacer al respecto.

“Iniciaron el otro sábado a remover escombros, no hicieron nada en toda la semana (…) apenas hoy que es 3 están iniciando con máquinas, no sé cuándo vayan a terminar ni qué es lo que van a hacer pero lo que se ve nada mas van a rellenar. (Pedimos) Que no se hagan patos”, indicó.

Pero también mencionó que se están poniendo de acuerdo con todos los demás comerciantes afectados para manifestar su inconformidad ante el ayuntamiento villalvarense y exigir no solo que hagan las cosas rápido y bien para que no vuelva a suceder esa situación, sino también, para pedir algún tipo de apoyo o una indemnización.