Colima es el primer campo de batalla de una guerra que libran los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, así lo considera el analista de Seguridad y exfuncionario federal de Inteligencia, Alejandro Hope.

En entrevista con Ángel Guardián, el especialista aseguró que la escalada de violencia registrada en Colima en los últimos meses responde a una pelea entre estos grupos criminales y que el nivel de homicidios generado obliga a que el gobierno federal y toda la sociedad mexicana voltee a ver lo que está pasando en el estado.

“Se han disparado a un ritmo extraordinario (…) en abril del año pasado hubo 7 homicidios dolosos, en abril de este año 73”, mencionó Alejandro Hope.

“Pareciera ser la primera guerra abierta entre el Cártel de Sinaloa y el Cartel Jalisco Nueva Generación, esto parece un combate frontal que puede tener repercusiones más allá de las fronteras con Colima (…) no está claro cuál es el origen de la disputa en Colima, el puerto es estratégico en varios sentidos, y el control (del puerto) puede ser uno de los motivos”, agregó quien fuera funcionario del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) en el sexenio del presidente Felipe Calderón.

Por otro lado, dijo que cualquier intervención federal debe ser temporal y complementaria y no buscando sustituir las responsabilidades que en materia de seguridad tienen la autoridad estatal y las municipales. “Se debe evitar que las autoridades locales abandonen la pelota y se la entreguen al gobierno federal, las autoridades en el espacio local se deben hacer cargo de su parte”, dijo Hope.

“Tiene que haber un liderazgo local en el tema, cualquier intervención (federal) no debería de tomarse la decisión de manera unilateral”, insistió.

Además, el especialista alertó que tras el incremento de la tasa de homicidios dolosos, pudieran darse también una explosión en delitos como el secuestro y la extorsión.

Lee: Colima rompe su ‘récord’ de homicidios dolosos por tercer mes consecutivo