El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHE), Sabino Hermilo Flores Arias, precisó que si bien para este ejercicio fiscal recibieron un incremento en su presupuesto, de 7.5 a 9.5 millones de pesos, requieren 16.5 millones de pesos para instalar un par de visitadurías regionales, una en Manzanillo y otra en Tecomán, y así brindar atención más cercana a los colimenses.

En entrevista con RadioLevy, el ombudsman precisó que de los 9.5 mdp que recibieron este año, al menos 1.5 mdp son utilizados para cubrir el rubro de pensiones y jubilaciones.

“Actualmente todos los procesos en contra de autoridades de otros lugares, como Manzanillo, las declaraciones testimoniales, las inspecciones, los informes, las vistas, todo se realiza en la oficina central, mencionó.

“La estrategia que estamos implementado es primero realizar audiencias públicas y la generación de comités de voluntarios de derechos humanos para, desde estos lugares recibir las quejas y que sean vínculo y enlace. Así se podría dar una atención más cercana, añadió.

Agregó que si bien comprenden las dificultades de las finanzas estatales, no quitarán el dedo del renglón y continuarán planteando la posibilidad de obtener una ampliación presupuestaria para poder instalar las referidas oficinas.

En otro tema, destacó que en 2017 registraron un total de 466 quejas, 15 quejas más que en 2016, cuando se detectaron 451, y añadió que en su mayoría, se trata de informes contra las corporaciones policiacas por realizar detenciones arbitrarias o situaciones de presión o tortura.

“Empezamos a recibir también un número de quejas de ciudadanos víctimas de delitos y que consideraban que en la actuación policial o de Ministerio Público no se les estaba haciendo justicia porque sus denuncias no recibían un impulso adecuado, indicó.

“Hemos sostenido reuniones con colonos de algunas comunidades en todo el estado y nos han transmitido esa preocupación, que consideran que con las normas del nuevo sistema ya no se le puede hacer nada a los delincuentes, lo que busca el Sistema de Justicia Penal es que el delito no quede impune, y es una sensación contraria de la sociedad, porque ciertamente la policía actúa, realiza detenciones y cuando son puestos a disposición del juez obtienen su libertad cuando anteriormente hubieran quedado privadas de su libertad, concluyó.