La tormenta que se registró la tarde de este domingo (23) en el municipio de Cuauhtémoc inundó al menos 30 casas de la comunidad de Quesería, informó el alcalde Rafael Mendoza, mientras que el gobernador Ignacio Peralta, al hacer un recorrido por la zona este lunes (24), dijo que buscará gestionar los 37 millones de pesos que se requieren para construir los seis colectores pluviales que hacen falta en esa población para disminuir estos riesgos.

Mendoza reconoció que año con año se han venido sufriendo esos mismos problemas y adelantó que con la finalidad de solucionarlos, su municipio invirtió desde el año pasado 1 millón de pesos para realizar el estudio sobre las obras que se requieren en esa comunidad, el cual arrojó la necesidad de contar con los referidos seis colectores, mismo que le fue entregado esta mañana al mandatario estatal.

Dijo además que, en estos momentos, el municipio no cuenta con recursos para invertirlos en esas obras, pues si bien este año estarán invirtiendo 35 millones de pesos en otras obras en todo el municipio, entre las cuales se contemplan algunas calles de esa comunidad, los recursos no pueden ser redireccionados porque ya están etiquetados desde la Federación.

“Ahorita tenemos registradas alrededor de 30 viviendas inundadas (…) lo único que sí (se afectó) es que se le mojaron sus camas y colchones, estamos recabando toda la información para ver con cuántos colchones vamos a apoyar”, manifestó.

De acuerdo al presidente municipal, el Ingenio de Quesería realizó este año algunos trabajos en la calle 20 de Noviembre, que junto con la Pino Suárez fueron las más afectadas con la tormenta del domingo (23), sin embargo, aseveró que si bien la empresa repuso el asfalto donde hizo las obras, considera que la capa que colocó fue “pequeña” y no resistió la corriente de agua, situación similar a la que ocurrió el año pasado, según recordó.

—¿Hay responsables en esto?

“Lo que podemos decir es que hay un gran daño en las vialidades de Quesería, siempre lo ha habido y desgraciadamente sabemos que el Ingenio nos da empleo (…) estamos muy agradecidos con eso, pero desafortunadamente no nos ha ayudado con nuestras vialidades, si nos ayudara otra cosa sería, de nueva cuenta voy a platicar con el gerente del Ingenio, ojalá que la empresa nos ayude también porque ha hecho obras y la verdad nomás las tapan con una pequeña capita de asfalto”.

Por su parte, el mandatario estatal precisó que, en una primera etapa de atención a esa problemática, el Gobierno del Estado invertirá, a través de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano (Seidur), entre 300 y 500 mil pesos para restablecer las vialidades que resultaron dañadas, además de que buscarían apoyar a través del DIF Estatal con colchones para las familias que resultaron afectadas.

“En una segunda etapa entrarle de fondo a lo estructural, se requiere mucho dinero, aquí nada más para seis colectores son 37 millones de pesos, pero lamentablemente así está prácticamente en todos los municipios, la autoridad ha sido omisa, los constructores no han hecho las obras para tratar los arrastres pluviales, y en ese sentido tenemos un problema grave a nivel estatal, lo vamos resolver poco a poco porque se requiere una muy buena cantidad de recursos que no tenemos”, afirmó.

Finalmente, adelantó que este miércoles (26) acudirá a la Ciudad de México y visitaría al director nacional de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), donde buscarán gestionar algunos recursos para iniciar a solucionar todas esas problemáticas que se presentan en la entidad con cada temporal lluvioso, pero también dijo que intentarán redireccionar los recursos de obra que se haría con el Fondo Metropolitano y los de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) para colocar concreto hidráulico al menos en la calle 20 de Noviembre de Quesería.