El dueño de los Loros de la Universidad de Colima, Jimmy Goldsmith, habría presentado una oferta al propietario del Atlante, Alejandro Burillo, con el fin de trasladar la franquicia de los Potros de Hierro a Colima y así mantener a la entidad con futbol de la Liga de Ascenso, según reporta ESPN.

De acuerdo con una publicación de este medio de comunicación, en la propuesta enviada al equipo con sede en Cancún, Quintana Roo no hay garantía de mantener el nombre del equipo en Colima, aunque la venta de la franquicia es una gran posibilidad por los problemas de pago a los futbolistas que hubo en la recta final del Clausura 2017.

De hecho, por este motivo, los jugadores atlantistas amenazaron con no jugar el duelo de la última fecha de la temporada regular —contra Loros en Colima-, lo que hubiera significado el descenso automático del equipo, según el reglamento de competencia.

Cabe recordar que al término del referido partido, ya con Loros descendido a la Segunda División Premier, Goldsmith anunció que buscaría adquirir una franquicia para mantener en la plaza un equipo del Ascenso MX.

Además, sobre la posibilidad de una expansión de equipos en la división de plata del futbol mexicano por la inclusión de una filial del Atlético de Madrid jugando en San Luis Potosí, dijo entonces que habría que esperar la resolución de la Liga para saber si en ella se incluiría a Loros, lo cual ocurriría después del domingo 28 de mayo, tras la final de la Liga MX.

Sin embargo, esta medida parece ahora lejana considerando que los Linces de Tlaxcala derrotaron al Irapuato en la final de ascenso en Segunda División, pero debido a que su estadio no cumple con la capacidad mínima estipulada en el reglamento, llegará al Ascenso MX hasta el torneo Apertura 2018, tal como ocurrió con los plumíferos tras ganarle a Potros de la UAEM el derecho de subir de categoría.

Con información de ESPN