El alcalde de Coquimatlán, Orlando Lino, informó que tras el análisis que realizó este viernes (24) la empresa Servicio Eléctrico del Bajío al pozo profundo que desde hace más de 60 años abastece de agua a gran parte de la cabecera municipal, le fue informado que su vida útil llegó a su fin, por lo que tendrán que construir uno nuevo para lo cual se requiere una inversión de casi 1 millón de pesos, que tendrá que buscar a través del Gobierno del Estado o de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Lino explicó que el pozo comenzó a presentar problemas desde hace diez días y en un principio se creyó que se trataba de algún desperfecto en la bomba que extrae el agua, por lo que se adquirió una nueva, pero al ver que continuaba el problema intentaron introducir un tubo a más profundidad, pero hubo un momento en que este ya no bajaba más por lo que se contrató a la mencionada empresa, que a través de la introducción de cámaras descubrió la obstrucción.

“Nos comenta el técnico y en la cámara vimos, la profundidad de este pozo era de 80 metros, hoy vimos que en el metro número 51 ya está totalmente azolvado y que tiene varias fracturas el ademe del mismo pozo, lo que significa que la vida útil de este pozo ya dio de sí, ya dio lo que tenía que dar, se va a tener que hacer un nuevo pozo profundo en el municipio, una cuestión complicada por el recurso que eso generaría”, mencionó.

También dijo que en tanto se construye el nuevo pozo se comprará una bomba más pequeña, de 6 pulgadas, para lograr la presión necesaria para que el agua alcance a subir a los tinacos de las casas, pues con la presión que actualmente se tiene eso no es posible y han tenido que abastecer el líquido a través de pipas.

Adelantó que este mismo viernes se pidió ya la bomba y en breve se mandarán hacer los tubos necesarios, por lo que esa medida temporal podría quedar lista entre 5 o 6 días y que mientras tanto comenzará a gestionar los recursos para el nuevo pozo, ya sea ante el Gobierno del Estado y ante la Conagua.

“En caso de que no pueda haber agua o por algo haya agua (el pozo) se va hacer inmediatamente con el recurso que tenemos, pues lógicamente vamos a complicar el pago a lo mejor de la nómina y estaremos gestionando el recurso para ver que el gobernador nos apoye y checaremos con algunos programas de Conagua para ver también algunos porcentajes que nos pueda apoyar la Federación”, puntualizó.

Finalmente, comentó que la idea es construir el pozo en ese mismo sitio para aprovechar los elementos que ya se tienen y así ahorrar un poco de recursos, por lo que dialogarán con el dueño del fraccionamiento que se construye a un costado para permutarle otro espacio más de ese terreno por alguno otro del municipio.

Por su parte, el ingeniero de la empresa responsable del análisis que se hizo al pozo, Raúl Rivera Gaitán, corroboró que el pozo está muy dañado, por lo que se tiene que hacer una reposición de uno nuevo y añadió que la medida que se aplicará de manera urgente deberá ser una solución provisional pues se corre el riesgo de que se pueda colapsar el ademe.

“Lo que encontramos fue que el pozo está muy dañado lo que es la estructura del ademe, están muy obstruidas las ranuras que aportan agua hacia el pozo, por eso tiene el problema que se la acaba el agua, la solución es darle una cepillada y eliminar el sarro de las ranuras para que vuelva entrar agua a la hora de que la bomba esté succionando y esa va a ser la solución (…) Vamos a aplicar un desincrustante biodegradable y vamos a cucharear para sacar el máximo material que podamos, para meter la bomba”, concluyó.