El director de la Comisión Estatal del Agua en Colima (CEAC), Óscar Ávalos Verdugo, informó que las presas “Basilio Vadillo” y “Trojes”, de donde se abastece de agua el campo colimense, están completamente llenas y con ello se tiene garantizado el riego de los cultivos que suelen sembrarse en la entidad fuera del temporal lluvioso.

A decir del funcionario estatal, a diferencia del año pasado, el actual temporal lluvioso, que oficialmente culminará el 15 de noviembre, ha sido satisfactorio en términos generales, tanto para Colima como para todo el país, pues hasta el momento las referidas presas se encuentran ya vertiendo parte del líquido para evitar cualquier contingencia.

“Recordemos que de las dos presas importantes, la de Trojes, se encuentra fuera del estado de Colima, sin embargo, es la que nos irriga mayormente a nuestro estado y es competencia de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) quien tiene un seguimiento más puntual, afortunadamente es la Comisión Nacional junto con los productores organizados a través de los módulos de riego, quienes de alguna forma administran el buen uso racional y cada vez mejor del agua hacia las plantaciones”, refirió.

Mencionó que gracias al esfuerzo que han hecho tanto las autoridades estatales como las federales a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), y con apoyo de la Conagua, han logrado ir tecnificando terrenos por una superficie mayor a 6 mil hectáreas, lo cual, dijo, ha venido a cambiar la mentalidad de la forma de irrigar las tierras.

“Recordemos que en el pasado, la forma en que regábamos los predios agrícolas era por inundación. Hoy lo hacemos cada vez de manera más técnica, con tecnología más avanzada, y esto lógicamente de mejor forma y de mejor rendimiento para el árbol y para el productor”, apuntó.

Mencionó que si bien el temporal lluvioso está por finalizar, todavía se prevén algunas precipitaciones antes de esa fecha y lo que resta del mes de noviembre, mismas que aseguró, vendrán a fortalecer los mantos acuíferos y los riegos en los predios agrícolas.

“Yo considero por otro lado que lo acontecido a la fecha ha sido bueno, no hemos tenido pérdida de vidas humanas, no hemos tenido daños importantes, lo cierto es que hemos tenido algunas inundaciones en las partes bajas que tradicionalmente se nos inundan, que es la parte del Centinela en Manzanillo, entre otros lugares, realmente han sido inundaciones focalizadas”, resaltó.

Finalmente, reconoció que algunas de esas inundaciones sí han dejado ciertos daños a determinados cultivos, pero consideró que dichas afectaciones han estado dentro de los márgenes de recuperación, tanto por los propietarios como con algún apoyo que el gobierno les pueda otorgar.