En Radiografías, con Roberto F. Levy desde Manzanillo, el senador priísta Rogelio Rueda opinó que en los resultados negativos que obtuvo su partido en las recientes elecciones del 1 de julio, influyó desde la división que existe al interior de su partido, hasta la posible confusión que los electores tuvieron al momento de sufragar a favor de una coalición local.

Antes de aceptar que hubo un descontento durante la asignación de las candidaturas priístas en el año 2009, justo cuando se designó a Nabor Ochoa como aspirante a la Alcaldía de Manzanillo dejando de lado a priístas que han trabajado con una lealtad partidista e institucional. En esos tres años, dijo, esos cuadros no obtuvieron un “reconocimiento”. En cambio, observó que había otros que no habían trabajado en el partido y que la tenían mejor que los que sufrieron el tránsito del desierto de 6 años, que tuvieron que atravesar los priistas en lo municipal”.

Rogelio Rueda se definió como “hombre libre” que no pertenece a ningún grupo político y comentó que no se ganó la Presidencia Municipal de Manzanillo por la  alternancia que  vive ese municipio. Consideró que Armida Núñez fue una buena candidata priísta que se había identificado con la gente. Por desgracia, lamentó, los ciudadanos optaron por un proyecto político distinto.

En lo que respecta al municipio de Manzanillo, Rogelio Rueda afirmó que se tiene que trabajar en mejorar las vialidades de la ciudad, para poder responder al crecimiento portuario. Además, Manejó como prioridad el acercamiento estrecho con la Administración Portuaria Integral (API).

Sobre los dos grupos de poder en la entidad (Grupo Universidad y el de Griselda Álvarez, ex gobernadora ya fallecida), Rueda volvió a subrayar que no se siente parte de alguno de ellos. “Yo he decidido ser un hombre libre, porque si participar en un grupo político me implica aceptar  algunas cosas que no esté de acuerdo, no vamos a salir bien. Prefiero ser político libre aunque eso implique algunas desventajas en términos de fortalezca política para concretar proyectos”.

En su visión, consideró que el Grupo Universidad, encabezado por el ex gobernador Fernando Moreno Peña, no se ha “recargado” tras las elecciones con los triunfos de Miguel Ángel Aguayo, Francisco Zepeda y Arnoldo Ochoa. De ellos, manejó: “No se deben esconder los antecedentes, lo que veo que son nuevos actores políticos que construirán nuevos acuerdos”, acotó.

A casi dos meses de concluir su periodo como Senador, mencionó que la buena relación que tiene con Enrique Peña Nieto, candidato electo a la Presidencia de la República, seguramente seguirá trabajando para la ciudadanía. Sin embargo, comentó que no tiene claro cuál será la posición que desempeñará en este nuevo sexenio y que lo único que tiene clara es su vocación de trabajar en la política.

Sobre su futuro, reveló que le gustaría encabezar la API de Manzanillo por ser el puerto comercial más importan del país. En caso de no encontrar ningún espacio en el ámbito federal, manejó una posible colaboración con el Gobierno del estado.

Con información de @zoecastro