El comentario de Miguel Ángel Vargas, en el marco del Día Internacional de la Mujer, este 8 de marzo de 2018.