La nutrióloga Liz Valencia mencionó ocho recomendaciones para evitar caer en tentaciones que podrían perjudicar nuestra salud debido a los abusos en el consumo de alimentos, bebidas alcohólicas y pocas horas de sueño en estas fiestas navideñas.

En entrevista con RadioLevy, la especialista consideró que si bien este es un tema que podría estar “muy trillado” debido al cierre de año e inicio de uno nuevo, no se debe dejar para después, debido a las implicaciones en la salud que podría generar el descuido en la alimentación.

A continuación te presentamos lo que ella nos dijo.

 1. Mantenerse hidratado 

En la mayoría de las posadas, cenas y celebraciones de fin de año se asegura que haya en las reservas vino, cerveza o refrescos, pero pocas veces se toma en cuenta lo necesario del agua simple para el organismo, por lo que Liz Valencia recomendó ser consciente de las necesidades de hidratación de nuestro cuerpo y beber agua con frecuencia.

Por cada cerveza tómate dos vasos de agua. Eso te va a ayudar a no estar tan hinchado y deshidratado al día siguiente (…) Entre comidas es importante estar tomando agua natural, contribuye a saciarnos y mantenernos hidratados. Disminuimos una gran cantidad de azúcares innecesarios simplemente hidratándonos”, indicó.

 2. No saltarse el desayuno 

Algunas personas, cuando saben que van a tener una gran cena, creen que saltándose el desayuno y comiendo muy poco por la tarde van a contrarrestar el efecto del abuso en la ingesta alimenticia, pero no es así; saltarse el desayuno contribuye a que tengamos antojos durante todo el día, nuestro humor empeora y contribuye a que durante nuestro evento terminemos comiendo más de lo recomendado.

También insistió en que para el desayuno hay que ingerir algo más que sólo cereal con leche, pues es importante que lleve vegetales y frutas, que nos ayudan a saciarnos.

 3. Cuidar las porciones  

La experta destacó que estos días se vale comer de todo, pero hay que cuidar las cantidades que ponemos en nuestro plato, por lo que recomendó servirnos en platos más pequeños, evitar repetir plato y acompañar la comida con una buena ensalada, pues los vegetales ayudan a equilibrar los excesos alimenticios.

 4. Equilibrar 

Valencia añadió que si ya determinaste que hay un alimento que no te puedes perder, intentes equilibrar lo que consumes el resto del día; como ejemplo, dijo que si no puedes renunciar al brownie de triple chocolate que sabes que te ofrecerán en la cena navideña, durante el día procura comer cantidades muy bajas de carbohidratos y azúcares simples. Piensa cuál es el alimento que quieres probar y durante el día intenta equilibrar.

 5. Compensar 

Si ya te saltaste todas las recomendaciones anteriores, Liz afirma que escuches a tu cuerpo y consideres cenar algo ligero si durante el desayuno y la comida consumiste platillos pesados. Piensa en fruta, tés o “la milagrosa” agua tibia con jugo de limón.

 6. Beber infusiones para mejorar la digestión 

Beber té de limón, té verde o esencias naturales antes de los alimentos, pues el agua tibia ayudará a mejorar la producción de enzimas que ayudan a tu estómago y facilitan la digestión.

 7. No abandonar la actividad física  

Otro elemento importante para cuidar nuestro cuerpo es no dejar de lado la actividad física. Liz destacó que esto no necesariamente implica inscribirse a un gimnasio, pues hay actividades más divertidas y menos costosas, como salir a pasear en bicicleta o pasear al perro, que de igual manera contribuyen a mejorar nuestra salud.

 8. Darle prioridad a la salud 

Finalmente, mencionó que este inicio de año es un buen momento para buscar acercarse a una disciplina de nuestro agrado, dejar atrás los hábitos alimenticios poco saludables y en términos generales, darle prioridad a la salud.