En esta temporada de estiaje previa al inicio del temporal de lluvias en Colima, hay diversos factores que generan mayor presencia de enfermedades respiratorias. Por ejemplo, los amplios cambios de temperatura a lo largo día, con mínimas por la mañana y noche que bajan hasta 16 o 17 grados, y máximas por la tarde que superan los 30 grados; así como la falta de humedad que inflama las mucosas (epitelio) de las vías respiratorias, volviéndonos más vulnerables a las gripes, resfriados y neumonías.

Por esto, el epidemiólogo estatal, Rodolfo Flores, da una serie de recomendaciones para evitar ser parte de la estadística de quienes enferman de las vías respiratorias en esta parte del año (marzo, abril, mayo).

 1. Evitar los cambios drásticos de temperatura 

Puedes tomar las siguientes medidas: apagar el aire acondicionado un rato antes de abandonar tu casa o el vehículo; abrir las puertas y ventantas de tu auto antes de subirte cuando ha estado mucho tiempo en el sol; taparte cuando saldrás en la noche o mañana y la temperatura todavía está muy fresca

 2. Consumir alimentos con alto contenido de vitamina C y A 

Para no fallarle, simplemente pensar en frutas y verduras color naranja, amarillo o rojo; o directamente a través de suplementos vitamínicos. La vitamina C fortalece el sistema inmunológico y la vitamina A ayuda a reparar los epitelios de las vías respiratorias.

No hay que olvidar es que estas recomendaciones se tienen que llevar a la práctica con tiempo, es decir, son preventivas y no solucionan el problema cuando ya caímos enfermos.

Además, dos recomendaciones para cuidar a los menores del hogar:

 3. Lactancia con leche materna en los primeros seis meses de vida 

Hay estudios científicos que avalan que los niños que no reciben lactancia materna son muy vulnerables a enfermedades, entre ellas las respiratorias. La lactancia materna en los primeros seis meses de vida es de vital importancia.

 4. Visitas regulares al médico y no sólo cuando se enferman 

Estas visitas son para detectar cualquier problema, pero también para poner las vacunas a tiempo. Hay que vigilar el estado nutricional del niño.