El historiador colimense Noé Guerra dio a conocer que la Segunda Revolución Industrial en Europa y la búsqueda de un mejor porvenir fuero elementos que orillaron a algunas familias a viajar al continente americano.

En entrevista con RadioLevy, el experto mencionó tres claves para entender la migración y asentamiento de extranjeros en Colima, las cuales enlistamos a continuación.

 1.- ¿Cómo llegaron? 

Noé Guerra explicó que si bien la Segunda Revolución Industrial en Europa, de 1850 a 1870, benefició a una parte importante de la población en ese continente, algunos artistas, artesanos y trabajadores del campo se quedaron sin empleo, por lo que comenzaron a considerar al continente americano como una opción casi paradisiaca.

“Muchos escuchaban historias que alimentaban la imaginación y hacían que la gente la considerara un paraíso, es por eso que muchos consideraron como una opción a América, la veían con mucha esperanza”, detalló.

Añadió que originalmente esas personas viajaron a Estados Unidos, pero no lograron adaptarse, por lo que decidieron descender en el continente; la mayoría llegó por Manzanillo, se internaron en el territorio y encontraron el Valle de Colima, bañado en arroyos, ríos y con espacio de oportunidad económica.

 2.- ¿De dónde venían y a qué se dedicaban? 

El experto afirmó que el primer registro de asentamiento de extranjeros en la historia de Colima obedece al año de 1837, cuando el señor Carlos Coya, de 64 años y origen alemán llegó a la entidad.

Posteriormente, en 1863, se registró la llegada de una gran cantidad de alemanes, daneses, rusos, y en menor medida, españoles; todos ellos protestantes, lo que remite a la creación del espacio que ahora es conocido como “Panteón de los gringos” y cuyos vestigios podemos encontrar en los cruces de las avenidas Tecnológico y V. Carranza, en la capital colimense.

“La gente vino motivada por el comercio, llegaron muchos profesores, comerciantes, médicos, se dedicaron también al campo, incorporando tecnología europea de hilados y tejidos, industrias cigarreras, industrias curtidoras, empresas jaboneras”, abundó.

 3.- ¿Cómo se insertaron en la sociedad colimense? 

Guerra precisó que en la época del porfiriato, entre 1830 y 1915, en Colima se crearon diversos grupos de influencia, casi siempre integrados por extranjeros con presencia de más de 30 años en la entidad.

“Eran fervientes católicos, notarios públicos, empresarios, eso facilitó que poco a poco se fueran integrando a la vida de Colima”, destacó.