garnacha  | delicioso antojito callejero que tiene distintas modalidades, pero que prácticamente es un alimento a base de maíz, calentado en comal, para después terminar frito en manteca, con carne de puerco o pollo, verdura de topping y con salsa verde o roja -de la que pica- que no debe faltar.

Seguro ya llegaron a su mente imágenes de sopitos, sopes de costilla, flautas de pollo, tostadas de lomo, gorditas de chorizo o chicharrón, tacos dorados de papa o panela, huaraches y hasta quesadillas sin queso como les llaman a los tacos en el ex-Distrito Federal.

No te calientes garnacha, que no es para ti el aceite

Y es que uno se puede sorprender con los lugares que preparan tan deliciosos manjares en Colima. 

Acá, 10 recomendaciones que te hacemos los panzones de La Panza es Primero 😋, que transmitimos de lunes a viernes, de 2 a 3 de la tarde en RL 98.9 FM.

1.- Dos palabras: tacos dorados ¿Dónde? Cenaduría Pala en Cuauhtémoc, con más de 30 años de historia.

2.- Pueden darse una vuelta al mercado Pancho Villa que en muchos de sus puestos te ofrecen los tradicionales sopitos rellenos de requesón, frijoles y hasta de chicharrón o carne asada.

3.- Y si pasan por la Av. Benito Juárez y traen antojo de tostadas, se toparán con Los Villa, donde tienen de trompa, lomo, cueritos o pata. Pero si no se deciden, mejor pidan la especial que trae de todo para que le entren sin preocupación.

Los fines de semana se acostumbra la venta de pozole y cuanta garnacha y antojitos se imaginen. Hay quienes desde la cocina de su casa preparan todos estos platillos, colocan al lado de la puerta una cartulina chillante “Hoy: Sopitos y pozole” para que los transeúntes se detengan y pidan para llevar.

4.- La señora Afra Sandoval, que en su casa por Motolinía, ofrece enchiladas, tacos dorados y sopes de costilla frita.

5.- Qué tal La Playita, donde podemos pedir una pieza de pollo sobre una tostada raspada.

6.- No podemos pasar por alto los puestos garnacheros del Jardín Ramón Serrano en La Villa.

7.- La única Cenaduría La Capacha, donde hay chance de acompañar nuestros sopitos con una cerveza tamaño familiar.

8.- Unas gorditas de chicharrón, machaca o cochinita pibil en Comalitas, en el jardín principal de Comala.

9.- También, los huaraches de huitlacoche o garnachas de ropa vieja al estilo chilango-oaxaqueño del clásico Ah, Que Nanishe.

Esto, señoras y señores, sí es comida típica de barrio, de la calle. La base de muchos platillos y fusiones que nos dan identidad y, que sin lugar a dudas disfrutamos. ¿Quién no tiene su lugar favorito y consentido?

10.- Así que, con su permiso o sin él, me voy con Julia por mi orden de sopitos dorados con harta Valentina.

Un texto de Marvin Ochoa | Twitter: @Marvin8a